Inicio » Natural People » Cruzando el Atlántico a Remo
Cruzando el Atlántico a Remo

Cruzando el Atlántico a Remo

En smöoy estamos con los valientes y con la gente que lucha para cumplir sus sueños. Emilio Hernández y Pepe González, dos bomberos de Cartagena (Murcia), se han atrevido a intentarlo y a probar sus fuerzas y estamos seguros de que lo van a conseguir: nada menos que cruzar el Atlántico a remo.

Compartiendo sueños

smöoy les ayuda en su aventura y seguro que a vosotros os encantará vivirla con ellos. Os iremos informando de su día a día, sus alegrías y dificultades y cómo las van superando (podéis seguir su aventura con el hashtag #sharingdreams, con el que compartiremos todas sus fotos en nuestras redes sociales).

Emilio y Pepe se conocieron hace ya casi una década mientras opositaban a bomberos. Ambos trabajan en el Consorcio de Extinción de Incendios y Salvamento de la Región de Murcia, y los dos comparten, además, una gran pasión por el mar. Hace cuatro años, durante una guardia, surgió la posibilidad de llevar a cabo el reto de cruzar el Atlántico a remo, y se pusieron manos a la obra.

smooy apoyando la aventura del cruce del atlantico a remo

Para ello han tenido que realizar un gran esfuerzo formándose física, psicológica y nutricionalmente, pero ya están preparados. Entre las diversas dificultades a las que tendrán que hacer frente están los cambios de ritmo, trastornos del sueño y la prolongada exposición al sol. Para protegerse, el barco cuenta con un toldo de smöoy que, entre otras cosas, también les ha facilitado ropa adecuada, con máxima protección solar y un material idóneo para hacer frente a las duras jornadas que tendrán que vivir a lo largo de la travesía.

Emilio, que conoce smöoy desde que se creara en el año 2010, comenta que entre esta aventura y smöoy surgen varias coincidencias: ambas ideas nacieron casi a la vez y también smöoy se marcó el reto de cruzar el Atlántico (hoy está presente en Perú, Ecuador, Chile y Panamá). “Nosotros, lo conseguiremos ahora”, explica. Destaca también que “en ambos proyectos predominan la energía positiva y la fuerza que hace falta para conseguir lo que uno se propone”, afirma.

La gran aventura

El viaje comenzará en Tenerife y ambos aventureros confían en llegar, aproximadamente en dos meses, hasta las costas de alguna de las Islas Antillas (probablemente Martinica). Las fechas elegidas tienen que ver con el fin de la temporada de huracanes, lo que hace pensar en los numerosos riesgos que van a correr.

Para decidir el día exacto contarán con la ayuda del experimentado navegante Rafael del Castillo, que ha ayudado a otros deportistas a realizar pruebas de máximo nivel en el mar. No sólo las condiciones meteorológicas serán decisivas. Las enfermedades, como el escorbuto (producida por la falta de vitamina C) o los piratas del Caribe, son otros peligros que les acechan. En cualquier caso, ninguno de los dos siente miedo; todo lo contrario, pensamos disfrutar incluso de las tormentas”, asegura Emilio.

Su día a día se desarrollará del siguiente modo: dos horas remando y dos horas para descansar, que aprovecharán para realizar las tareas del barco, comer y relajarse un poco. Por la noche, tratarán de dormir cuatro horas.

En cuanto a las comidas, cada día ingerirán alrededor de 6.000 calorías y quemarán, aproximadamente 7.700. Tomarán, básicamente, proteínas e hidratos de carbono, como arroz deshidratado, por ejemplo, y concentrados de fruta, así como algunos suplementos vitamínicos.

Pruebas del barco para cruzar el atlantico a remo

Otro de los grandes protagonistas de esta aventura es el barco: la Cruz del Sur. Cuenta con un diseño oceánico, es robusto y puede soportar olas y vientos muy fuertes, pero a pesar de todo, Pepe y Emilio han trabajado para reforzar la proa en caso de impactar con alguna roca, mejorar su flotabilidad y renovar las instalaciones eléctrica y de agua.

En cuanto a la experiencia de estos deportistas en el mar, juntos han realizado travesías en kayaks cruzando desde la península a Baleares y desde Águilas a Gibraltar. El proyecto del Atlántico, sin duda, es algo mucho más complejo, pero seguro que llegarán a buen puerto. Contarán únicamente con un teléfono vía satélite y con dos radios VHF para poder comunicarse en caso necesario con la costa, pero esto será posible si se encuentran a 35 km del litoral, algo con lo que no cuentan. Durante todo el viaje sólo verán agua, aunque no es algo que les asuste, pues creen que el miedo a no avistar tierra es sólo mental.

Antes de lanzarse al mar, Emilio y Pepe tienen palabras de agradecimiento para smöoy, que son recíprocas. Por cierto, sus smöoys favoritos son los de yogur special con frutas: más naturales, imposible.

Ánimo Emilio y Pepe ¡¡Apostamos por vosotros!!

Acerca de smöoy

El autentico Yogurt Helado Natural: Bajo en grasa, rico en fibra y sin gluten. Descubre las noticias con mejor sabor.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. * Los campos marcados son obligatorios.

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.